jueves, 1 de marzo de 2012

Un año, 12 meses, 365 días….TODA UNA DECLARACIÓN




Hoy, analizando el año pasado, que a 1 de Marzo se puede ver con perspectiva.

He alucinado de todo lo que me paso. Momentos extraordinarios y situaciones para olvidar, emociones duras y difíciles, pero que las quiero guardar en lo más hondo de mi corazón. Gente con la que me he topado por casualidad, y que les adoptaría para toda la vida. Y otra gente que creía ya conocer, y de momento les he metido en la carpeta que pone PAPELERA. También he recuperado a grandes amigas, que las tenía en la carpeta de AMISTADES SIN CUIDAR. Y que pena me da todo el tiempo que he pasado sin ellas, por un perdón a tiempo, cuanto he dejado de compartir.

Es alucinante la gente que ha pasado durante un año por mi vida.
Pero el que más me ha marcado este año y al que le dedico este POST, es a ANTONIO.
Antonio, es un hombre que pide cariño con la mirada, que oír le hablar es como escuchar un cuento de niños, que por muy difícil que hubiera sido el principio de su historia, siempre acababa bien. Un hombre con estrella, por que todo el que le rodea, se le queda mirando embelesado. Agradecido por cada mimo recibido, y por el silencio y la tranquilidad exigida a todo el que le visita. No tengo para olvidar la de veces que decía  mi nombre con dulzura, de Padre adoptivo por unos días. Las recomendaciones que me hacía para que fuera a comer al restaurante donde van los médicos, porque me consideraba una persona importante. La de  veces que le preguntaba a mi madre cuando volvería a visitarles. Y cuando llegaba yo, como echaba a todo el mundo, por que no les hacía falta nadie más. Como veían los partidos de fútbol en mi IPAD. Verle para mí era una emoción  positiva añadida, a toda la maldición que esa habitación deparaba. No me pude despedir de el,  pero me alegro infinitamente de que se subiera al autobús de mi vida y recorriéramos juntos sus últimos días.
Antonio, fue el gran compañero de habitación de mi padre, cuando estuvo ingresado por una circunstancia grave, y hoy para todos los que pasamos por allí,una gran persona que nunca olvidaremos. Y menos, mi padre que por suerte le sigue nombrando.



Imaginémonos que tenemos que hacer la declaración de la renta en Mayo, pero en vez declarar nuestras rentas, fueran  los sentimientos y emociones que damos y recibimos. Estaría bien ….seguro que nos preocuparíamos más por sentir y nos emocionaríamos más con la gente y sobre todo nos reiríamos mucho, pero a carcajadas…..

Y tú que sentimientos tienes que declarar??

No hay comentarios:

Publicar un comentario