miércoles, 15 de febrero de 2012

Temor a educar mal.



Yo la televisión la veo poquísimo, por tiempo y porque no hay ningún programa que me enganche como para acordarme de a que hora lo emiten.
Pero ayer vi un programa más, de esos tan instructivos que los producen para ayudarnos a educar a nuestros hijos. Tenemos a la SUPERNANI y el  HERMANO MAYOR.por no mencionar al LIDER DE LA MANADA.
Yo creo que estos programas tienen audiencia por que aparte de que son muy educativos, te enseñan principalmente a tener sentido común, que parece mentira que te lo tengan que enseñar en un programa.
Pero es qué  no pensáis que tenemos miedo a educar?

Yo no se los demás educadores, pero yo tengo miedo ha hacerlo mal. A criar a una futura déspota ,Nini agresiva ó Nini desmotivada de la vida por dárselo todo. Vete tú a saber en lo que se convierte mi hija y todo dependerá de lo que hagamos nosotros, sus padres. Me entra un miedito!!!
Y es que estos programas sugestionan tanto, que cuando acabó el programa de Pedro Aguado, le mire a mi única hija de dos años a los ojos y le dije ¡Venga a la cama ! sin el IPAD, pensando que la niña se estaba enganchando a quedarse dormida con  BABY EINSTEIN, no vaya a ser que eso le cree dependencia y sea malo. Y como lloró, me quede tranquila, sabía que estaba haciéndolo bien. Quién bien te quiere te hará llorar!!  Ó no? NO LO SE…(Estoy empezando a educar y tengo miedo a equivocarme)
Pero eso lo dice siempre mi madre y todos hemos salido muy normales.
Mi hija lloró, pero se abrazó a su libro de colores y a su Lord Byron, y se quedo dormida. Y analizándolo todo,mi actitud  fue el temor a hacerlo mal, por que mi hija se dormiría apoyada al palo de una escoba, cuando llega su hora.

Normalmente te das cuenta de que lo estas haciendo mal cuando tienes el problema encima. Y piensas que es irreparable y en la vida hay pocas cosas que no tienen solución.

El otro día me decía un amigo que iba a montar una escuela de padres, y le dije, si por favor, sobre todo para que nos recuerdes el sentido común. Que como comúnmente llegamos cansados a casa, las sonrisas traviesas de nuestros hijos nos anulan el sentido. Y claro, les malcriamos. MALDITO DELITO!!!

Y tú, no temes mal educar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario